Fake Torrijas

IMG_20150404_131437

Hace más de una semana que pasó la Pascua, se me amontona el blogueo y no os he hablado de mi revelación culinaria de la temporada. En fechas señaladas me gusta hacer la receta típica del momento, las tradiciones son a menudo entrañables, sobre todo en el comer, y por eso no hay Semana Santa sin torrijas. Mis favoritas son las de la confitería sevillana la Campana (qué bien queda esto y solo fui una vez), con ese toque de miel y alcohol, con su perfecta geometría y su brillo prometedor. Las mías suelen ser más de andar por casa: pan duro mojado en leche, rebozado en huevo, frito y vuelta y vuelta en azúcar con canela. Pues bien, esta vez, cuando ya tenía el pan empapándose alegremente en la leche, y digo alegremente porque le añadí a la leche un buen chorro de Anís del Mono (probadlo, le da un punto délicieux) me di cuenta de que no tenía huevo. Horror: ¿tirarlo todo? nunca. Busqué una solución en la despensa y encontré harina de arroz; como me encanta el arroz, la pasta de arroz y además la harina de arroz es mi espesante favorito, decidí “sellar” el pan con la harina antes de freírlo. Al acabar, batí el azúcar en el molinillo del café para hacerlo glas y así quedase más sutil. Después de impregnar bien las torrijas en el azúcar les añadí un poquito de canela antes de zamparlas. El resultado fue muy sorprendente, de hecho creo que me gustaron incluso más que las de huevo, os aconsejo que le deis una oportunidad a esta variante nacida de la pura necesidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s