Y se hizo el running…

DSCN0342

These shoes are made for running

Hace no mucho tiempo, cuando veía a gente corriendo por ahí (antes nadie conocía el running, aquello era simplemente correr) me preguntaba, incluso lo he comentado más de una vez, qué atractivo tenía ese deporte que me parecía angustioso, aburrido e insufrible. Puede que mi percepción tuviese algo que ver con ciertos episodios de adolescencia en los que me echaba a correr después de un atracón de bollos pensando que con eso quemaría las 200.000 calorías ingeridas; no aguantaba más de 200 metros sin sentir que me faltaba el aire y terminaba haciendo el resto del trayecto caminando con desgana (como lo he vivido en mis carnes reconozco este mismo fenómeno en muchas caras desencajadas y cuerpos que se arrastran que me cruzo hoy en día, ahora que de verdad practico running). No sé cuál fue el punto de inflexión concreto (sospechosos: el rebautizo de la actividad con un nombre más cool, los nuevos diseños de zapatillas y equipación, la necesidad de echar a correr para huir metafóricamente de la crisis…) pero hace ya casi tres años que practico este deporte y cada día me gusta más. Por una parte está el hecho evidente de que es un deporte barato y versátil: se puede correr por casi cualquier sitio y solo necesitas unas zapatillas minimamente adecuadas, no hace falta que corran solas (las hay, pero son muy caras). Por otra parte (aquellos a los que les gusta correr sabrán de lo que hablo), el running propicia auténticas epifanías, momentos mágicos en los que parece que el mundo se detiene y todo flota alrededor, algo que no me ha pasado con ningún otro deporte y he probado unos cuantos… Pues bien, aunque ya llevo unos años corriendo no fue hasta hace unos días que, siguiendo el consejo de mis hermanos, me instalé una aplicación en el móvil que se llama Runkeeper (me tuve que comprar un accesorio muy práctico de Oysho para llevar el móvil conmigo) que al terminar la actividad te cuenta como lo hiciste, de viva voz y en pantalla (kms, tiempo, calorías…), algo que me encantó; eso sí, no cedais a la tentación cuando esa voz sugiera haceros una foto al acabar (en ese momento probablemente el riego sanguíneo no alcance el cerebro y no se piensa con claridad). Yo la hice y creedme que me arrepiento, la borré segundos más tarde pero ya estaba grabada en mi memoria como un terror nocturno. Os dejo unas fotos de mis zapatillas New Balance, mi micro-riñonera de Oysho (no os espeluznéis, ahora las riñoneras son lo más fashion desde que las usa Jared Leto) y mis resultados en Runkeeper.

DSCN0347

Riñonera Urban Chic de Oysho

DSCN0326

y en domingo… cuenta doble

http://runkeeper.com/

http://www.oysho.com/es/es/?redirect=true

http://www.newbalance.es/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s